Aventuras y desventuras vividas con nuestros clientes y vecinos en Ramajal Rural, Las Hurdes.

Contamos cosas que no se si interesarán, si no interesa, ni siquiera sabemos si deberíamos o no deberíamos publicarlas… después de sopesarlo y sin ninguna intención de molestar, aquí está este post.

Queremos compartir con vosotros el inicio y evolución de nuestro negocio de turismo rural, un sueño convertido en 5 casas rurales en Las Hurdes, situados en pleno valle del Esperabán, construidos en barro, madera y pizarra, y decorados con todo el encanto rural, sin por ello prescindir de las comodidades y servicios más modernos: calefacción, aire acondicionado, wifi, tv32”…, todo para conseguir el mayor descanso de nuestros clientes.

El espacio algo a destacar en Ramajal rural

El espacio algo a destacar en Ramajal rural

Las obras comenzaron en Mayo del 2008 y en abril del 2009, conseguimos abrir sus puertas.

Muchos fueron los problemas con los que nos encontramos a lo largo de este año; para nosotros el peor fue  conseguir el terreno ideal, queríamos que Ramajal Rural, casas rurales en Cáceres, fuera una gran ventana por la que entrara el aire puro y fresco, por la que se divisaran estos hermosos paisajes y por la que se pudiera respirar la paz que transmite esta comarca.

Por fin encontramos ese lugar, justo frente al Pico Ramajal y con ello también conseguimos el nombre emblemático de Las Hurdes que tanto habíamos buscado: Ramajal Rural.

Fue a partir de aquí cuando entramos en la siguiente fase, la del vértigo. ¿Conseguiremos que Ramajal Rural avance?

Los miedos acabaron en el momento que nuestro vecino, Clemencio, nos dijo:

El pueblo estaba abocado a la desaparición, pero gracias a Ramajal, este pueblo ya no se muere”.

Horcajo un pueblo que ya no muere

Horcajo un pueblo que ya no muere

Mucha fue la paciencia que tuvieron todos los vecinos, que aguantaron las molestias típicas de una obra de esta envergadura sin ninguna queja, acabadas estas, incluso nos trajeron plantas para sembrar en los jardines, terrazas y porches de nuestras casas rurales en Extremadura.

Fueron nuestro primer impulso. Empezó a funcionar Ramajal Rural.

Gracias a todos y cada uno de vosotros, habéis ayudado a que el viajero alcance lo que busca: la autenticidad de su viaje rural.

Ramajal ha luchado día a día, y siendo aún muy joven, ha conseguido no sólo dar confort al turista, también transmitirle grandes sensaciones, te ofrece el acostarte con el ulular del cárabo y levantarte con el trino de los pájaros.

A lo largo de estos 6 años, nuestros tranquilos alojamientos han recibido a cientos de viajeros, no solo nacionales, también del resto del mundo (Alemania, Francia, Rusia, Australia….). Muchos son los que vuelven; como dato comentaros que según el observatorio de turismo de Escapada rural, el 98’9% no repite,  nosotros tenemos el  11% de fidelidad.

Podríamos contaros miles de anécdotas vividas con nuestros clientes, como aquella pareja que al año de estar con nosotros, volvió para presentarnos a su bebé “fabricado” en Ramajal.

O aquella otra que el destino quiso que pasaran la luna de miel en nuestras casas rurales (su avión se vio afectado por la huelga), y volvieron más adelante siendo tres, ella estaba embarazada.

También, muchos de nuestros pequeños clientes (niños) que con su llanto nos abandonan por que no quieren volver a sus casas.

O esas mascotas que cuando han vuelto, dicen sus dueños: “nada más entrar en la comarca su aptitud a sido de mostrar una alegría que jamas hemos visto”.

Gracias a todos nuestros clientes, amantes del turismo de  descanso, por haber llegado hasta aquí con esa sencillez, ese respeto por las tradiciones, tan involucrado en la vida de nuestro pueblo, Horcajo, y en definitiva por venir con esa agudeza necesaria para entender lo que son Las Hurdes.

Nos habéis motivado a luchar con dedicación y esmero por cuidar cada detalle; para vosotros hemos cultivado nuestro huerto ecológico, nuestras mermeladas caseras y como no, nuestras rutas 4 x 4, de estas últimas me quedo con vuestras caras de admiración hacia estas tierras tan amadas por Ramajal y con una frase que empleáis la mayoría:

“Increíble que sea Extremadura, tanto verde, tanta agua, tanto bosque…increíble”

El agua engrandece la belleza de las Hurdes

El agua engrandece la belleza de las Hurdes

Mucha gratitud debemos a vecinos, clientes y a Ramajal, entre todos habéis conseguido que este proyecto, que al nacer nos hizo pensar que estábamos algo locos, ahora sabemos que ha merecido la pena.

“Sigamos” entre todos intentando mantener vivas Las Hurdes. “Dejar” que el turismo rural os enganche. “Envolveros” en su libertad.

Verás como poco a poco tu estrés urbano desaparece, como aumenta la calidad de tu sueño, como disminuye tu irritabilidad.

Ramajal Rural siempre te espera, para ofrecerte cercanía, familiaridad y calidad, para que te sientas “en casa”, y para darte ese abrazo entre hombre y naturaleza.

“VEN A VERNOS”

“VEN A VIVIR ESTAS SENSACIONES”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos posts

Reserva desde 15,90€

Buscar

Categorías

Follow Ramajal Rural on WordPress.com

Suscríbete a Nuestro Blog