NATURALEZA BUITRES Y ÁGUILAS EN PELIGRO DE EXTINCIÓN POR UN SILENCIOSO VENENO: EL DICLOFENACO

“En la naturaleza hay depredadores porque hay presas y hay presas porque hay depredadores. Cada ser desempeña una misión y cada individuo sólo es idéntico a sí mismo, por eso es importante que una población sea abundante y diversa”

Casas rurales en Cáceres, El 22 de febrero de 2017 viniendo de trabajar, alrededor de las 3 de la tarde, escuchamos en la radio del coche,  en las tardes del Ciudadano García, a Juan Carlos Atienza (director de  seo/birdlife,  ONG cuyo objetivo principal es  la protección de aves y sus hábitats) Esas cosas que parecen una llamada de urgencia de la naturaleza, que te hace actuar.

Juan Carlos hablaba del uso del diclofenaco y su efecto mortal en los buitres. Esto, despertó nuestro interés y al llegar a casa empezamos a buscar información sobre el tema y, cuanto más leíamos, más crecía nuestro asombro, algo que nosotros al igual que posiblemente tú habíamos usado infinidad de veces.

Así fue como se nos ocurrió este post. Consideramos que de algún modo, difundiendo lo aprendido,  podemos contribuir a concienciar sobre la importancia de preservar nuestro entorno y sus especies.

Hoy 18 de julio,necesitamos que nos ayude, lee el post, una vez conocida la problemática, si necesitas, como nos pasó a nosotros, actuar, involucrarte en ayudar a la más que maltratada naturaleza, a esos bellos seres que pueblan nuestros cielos. 

Desde aquí mismo podrás ayudar:

Si eres una empresa entra y firma aquí ayudaras a la naturaleza, a los buitres y águilas, al turismo y a Extremadura.

Si eres un particular, firma desde este otro enlace los reyes y reinas del cielo te necesitan

Enlaces con certificados de seguridad y compartidos por Seobirdlife, Spea, VCF, WWF y Birdlife Internacional, entre otras.

Un aliado del hombre en grave peligro

Un aliado del hombre en grave peligro

Así empieza nuestro post:

Por unos segundos y  para comenzar, vamos a desplazarnos a la India.

Si alguien piensa en la India, sin ninguna duda piensa en un país donde las vacas forman parte del paisaje. La inmensa población de ellas, ha mantenido tradicionalmente una gigantesca comunidad de aves necrófagas o carroñeras.

Pues es aquí, en La India, donde se vivió la mayor mortalidad conocida de ninguna especie animal,  cuando y debido a dolencias de las vacas comenzaron a utilizar el diclofenaco.

Las necrófagas se vieron prácticamente exterminadas por el uso de dicha droga. Fijaros en las cifras: a finales de los 90 se empezó a apreciar una reducción en su número que se calculó finalmente en 2003, ni más ni menos, que en un 95% de la desaparición de los animales. Cinco años más tarde, solo quedaba el 1% de la población original de estas aves.

¡Desaparecieron el 99% de la población de buitres! Y no es alarmismo, es la triste realidad

Absolutamente lamentable.  A consecuencia de esto, la carroña no consumida por ellos, permitió el  aumento de la población de perros asilvestrados y sus ataques a personas, la transmisión de la rabia y la proliferación de ratas.

Diclofenaco, algunos os preguntaréis que es, su nombre no nos sonará a la mayoría pero si hablamos de Voltaren, ya es otra cosa ¿verdad? Pues  el diclofenaco es el principio activo del  Voltaren, que aunque se considera inocuo para las personas y el ganado tratado, en los buitres causa graves fallos renales, les revienta los riñones,  los mata.

La prohibición de este medicamento no se hizo esperar mucho desde el descubrimiento de su efecto nocivo en las carroñeras. Las autoridades  sanitarias de India, Nepal, Pakistán, en 2006, y en Bangladesh, en 2010, prohibieron su uso y lo sustituyeron por otros análogos y no tóxicos.

Pero, contra toda lógica, en 2013, el diclofenaco se autorizó en  España para uso veterinario ¡Sorpresa en mayúscula! ¿Por qué?

Silencioso, tímido y majestuoso

Silencioso, tímido y majestuoso

Organizaciones conservacionistas como la ya nombrada  Birdlife  intentaron prohibir su uso, pero solo consiguieron que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomendara no utilizarlo  “únicamente”  en zonas con presencia de buitres ¡Ahí estamos!

Si tenemos en cuenta que en España residen las mayores poblaciones de todas las especies de buitres de Europa; el 94% de la población de buitre Leonado, el 98% de la de buitre negro, el 82% de los alimoches y el 66% de la de quebrantahuesos, si podemos decir que 9 de cada 10 buitres europeos viven en España:

¡Podemos decir que nos encontramos  en el Dorado de los buitres, no debemos llevarlos al borde del precipicio! ¡Las autoridades españolas están obligadas a protegerlos y  extremar las precauciones!

Si  existen alternativas paralelas y no dañinas  para tratar las dolencias del ganado, que se han utilizado durante años y con el mismo gasto, ¿Por qué? seguimos utilizando esta droga, lo único que se nos viene a la mente es que algún interés debe haber. ¿Quizás el uso del diclofenaco logra un mayor rendimiento  cárnico? ¿Quizás y sólo quizás, la puerta de entrada al laboratorio que lo produce, sea giratoria?

¿Tal vez porque el buitre  no da dinero o no es productivo, a los que mandan les importa un comino que se extinga?

Los buitres consumen alrededor de unas 10000 toneladas de carroña en España cada año, evitando el gasto de decenas de millones de euros en combustible para la recogida, transporte e incineración de los cadáveres. Gracias a ellos no se liberan a la atmósfera 193.000 toneladas de CO2.

Los buitres cumplen en España un papel fundamental en el funcionamiento de los ecosistemas, impidiendo  la diseminación de enfermedades contagiosas y contribuyendo a reducir los costes medioambientales.

Por lo que señores, deberían apostar por ellos, por la naturaleza y por las otras especies de aves necrófagas;  su valor ecológico  es soberbio.  Si nos quedamos sin ellos, las consecuencias serán fatales, el riesgo es inasumible. No podemos permitirnos un desastre ambiental como el de Asia. La responsabilidad está en sus manos.

Pero la situación descrita, es aún más grave: este fármaco mata  además a Quebrantahuesos, Alimoches e incluso el Águila Imperial, la rapaz más amenazada. (Esperamos no estar hablando de una extinción silenciosa de rapaces)

El vuelo de estas aves ha despertado siempre la atención del ser humano

El vuelo de estas aves ha despertado siempre la admiración del ser humano, la naturaleza impresionando al humano

Es absolutamente contradictorio que se haya gastado tanto y tanto dinero en proyectos que favorecen las zonas de cría, el mantenimiento de los muladares y la conservación de  estas  especies, y que  el diclofenaco se siga utilizando ¡todo está en jaque por un producto que tiene alternativa!

En resumen: “Vivimos en la tierra como si tuviéramos otra a la que ir”

De los muladares, para no alargarnos demasiado, hablaremos en otro post, pero hacemos un pequeño inciso para resaltar que: “en la actualidad, y según la Directiva de Aves de la UE, las aves carroñeras protegidas, como el caso del buitre leonado, deben contar con alimentación suficiente. Es preciso habilitar zonas de depósito de restos ganaderos,  que complemente a los muladares y a los cadáveres de animales silvestres”

Nos preguntamos si todas las comunidades autónomas han puesto en marcha estas medidas.

“Cada vez que una especie se pierde, además de que rompemos una cadena de la vida que ha evolucionado durante 3500 millones de años, debemos tener muy en cuenta que no existe ninguna ley que pueda hacerla regresar: se marcha para siempre”

Casa rurales en Cáceres quiere agradecer especialmente en este post las imágenes cedidas por Jose Luis Rivero, uno de los mejores fotógrafos de naturaleza de este país

2 thoughts on “NATURALEZA BUITRES Y ÁGUILAS EN PELIGRO DE EXTINCIÓN POR UN SILENCIOSO VENENO: EL DICLOFENACO

  1. Francis Martín Martín

    Eres un fenómeno con esta publicación. Así es, has hablado de un tema que me es familiar y muy importante aunque muchos no lo vean. Seguro que lograremos acabar con este problema.

    Reply
    1. RamajalRural Post author

      Eso espero amigo Francis, pues sería muy triste subir al Canchal de la buitrera, al salto de los Ángeles, a la Cascada de la Meancera, a las Batuecas y a tantos otros sitios, no poder ver a estos especialistas de la aerodinámica, oír el silbido del viento cortado por sus alas, los picados de las Águilas… sería como estar sólo

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos posts

Reserva desde 15,90€

Buscar

Categorías

Follow Ramajal Rural on WordPress.com

Suscríbete a Nuestro Blog