Senderismo en las Hurdes I “ruta el Lombo de las Viñas”

UNA NAVIDAD DIFERENTE. ¿TE ATREVES?

En Noche Buena del 2013, cenando en familia, planeamos hacer algo distinto el día de Navidad, como irnos de ruta. Buscamos un recorrido especial, en un entorno bravío y duro. Nos decidimos por la ruta Horcajo-el Gasco.

Una ruta exigente pero el esfuerzo será más que recompensado

Una ruta exigente pero el esfuerzo será más que recompensado

Todo el día de Noche Buena estuvo lloviendo, y también pronosticaron agua para el día siguiente, pero eso no nos frenó; una parte de la familia, más sensatos quizás, decidió no hacerla e ir a recogernos al pueblo del Gasco con el coche.

Amaneció el 25 de diciembre lloviendo, a veces con más fuerza y otras con menos. Dudamos, sabíamos que lo íbamos a tener complicado, pero decidimos que el mal tiempo no iba a ser un impedimento para disfrutar de la naturaleza y así fue como metimos el almuerzo en la mochila, junto con la bota de vino, y partimos hacia el Gasco. ¡Comienza la aventura!

Salimos desde Horcajo (alquería en la cual vivimos y están nuestras casas rurales), por las callejuelas que llevan a la pesquera nueva y vamos por el río hacia el Despoblado del Moral. Agradable excursión en la que el murmullo del agua, nos acompaña durante los 30 minutos del trayecto.

Horcajo y Moral siempre unidos por la historia y esta bonita ruta

Horcajo y el Moral siempre unidos por la historia y esta bonita ruta

Una vez en el Moral, podemos disfrutar de los restos de este bello poblado (que tantas historias podría contar) y del paisaje: madroños, alcornoques, castaños, encinas… algunos ejemplares con más de 10 décadas.

Armonía es la palabra que puede describir esta parte de la ruta.

Continuamos cruzando un bello puente de madera, el camino se hace progresivamente más difícil. Subimos por la vereda del  Lombo de las Viñas durante 1 hora. Hasta aquí, el tiempo fingió que mejoraba.

Caminábamos en hilera por la senda,  la subida se hizo dura, pero por fin llegamos a la pista forestal, donde descansamos en el primer merendero. Una buena opción es acortar la ruta hasta aquí y descender por dicha pista.

La llovizna se convirtió en lluvia, el viento a esta altura era algo más fuerte y nos planteamos la situación. Pero quizás por nuestra pequeña dosis de locura o quizás porque ya estábamos influenciados por la belleza del entorno, decidimos continuar. “Si tenemos miedo de aventurarnos, perderemos la ocasión de conocer cosas bellas”.

Tras el merecido descanso y bajando por la pista forestal unos 10-15 metros, comenzamos otra subida por el mismo Lombo de las Viñas. Una hora y media de subida, nos quedaba lo peor, la lluvia, según subíamos, se convirtió en nieve, el sonido del viento era lo único que escuchábamos, por más que hicimos uso del chubasquero, no conseguimos estar secos, cada vez teníamos más frío.

 La montaña nos demostró lo impredecible que es, pero nadie protestó, cada uno de nosotros sabía que habíamos elegido una meta y a estas alturas sólo nos quedaba tirar para adelante.

¡Lo conseguimos, llegamos a la cumbre!  ¡Ha merecido la pena!

La nieve nos sorprendió durante el camino

La nieve nos sorprendió durante el camino

Aquí estamos, en medio de la nada, en plena conexión con la naturaleza, un mar de montañas nos rodea. Todo el esfuerzo ha servido para poder vivir este momento inolvidable.

Cumbreamos unos 15 minutos, y comenzamos la bajada. Los ánimos habían mejorado, reíamos y charlábamos, dejó de nevar, de llover y el propio viento había secado nuestra ropa. Ya se podía usar la cámara.

Llegamos al segundo merendero, donde sacamos el almuerzo y la bota de vino (que nos dio calor). Las vistas son aún más impresionantes. La visión del valle más estrecho habitado de toda Europa, el Valle del Malvellido, es sobrecogedora. Tierras de oro, no solo por el codiciado metal que dicen arrastran sus ríos, sino por la luz de sus valles.

De frente, en el cerro del  Pico del Castillo, señalado perfectamente por el hundimiento del terreno en la cumbre, tenemos el  Volcán del Gasco, declarado de interés científico. Varias son las hipótesis de su formación: la caída de un meteorito o que las rocas volcánicas  son producto de los primitivos hornos,  usados para la búsqueda de hierro, de un  pueblo prerromano  asentado en la cima del cerro.

Daba pereza marcharse de este bello rincón, un extraño encanto se desprende en el lugar, pero hay que irse, aún nos queda una costosa bajada, las piedras resbalan, están húmedas.

Vistas de la preciosa alquería del Gasco

Vistas de la preciosa alquería del Gasco

Y así, llegamos al Gasco, precioso pueblo que guarda en perfecto estado la esencia de Las Hurdes, en sus corrales de pizarra, madera y piedra, emblemática arquitectura negra de la comarca. ¡Qué alivio al llegar a la plaza y encontrarnos al resto de la familia con ropa limpia y seca!

Comimos en el mesón del pueblo “El Bodegón”.  Los dueños, Moisés y su mujer, nos prepararon unos tradicionales menús, como se suele decir, con las tres B: bueno, bonito y barato. Muy recomendado el sitio para hacer una parada. Una comida amenizada por todos los “chascarrillos” de nuestra aventura.

Como habréis observado, no es una ruta de alta montaña, pues nunca superamos los 2000 metros, pero sí que su dificultad es media-alta. Hacerla de ida y vuelta es muy duro, por lo que os recomendamos dejar un coche el día anterior en el Gasco, o si estáis hospedados en Ramajal Rural, podemos ofreceros el servicio de recogida (consultar condiciones).

Este año, si el tiempo lo permite, pensamos repetir. Haremos la ruta Ovejuela-Robledillo de Gata, y por supuesto, la compartiremos con vosotros. Podamos hacerla o no, me quedo con esta frase:

“No es más quien más alto llega, sino aquel que influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente”

2 thoughts on “Senderismo en las Hurdes I “ruta el Lombo de las Viñas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos posts

Reserva desde 15,90€

Buscar

Categorías

Follow Ramajal Rural on WordPress.com

Suscríbete a Nuestro Blog