TURISMO INTERNACIONAL DESDE LAS HURDES

Casa Rural en Cáceres, te propone que destines un día de esas vacaciones de descanso que estás pasando en Ramajal Rural, para cruzar “La Raya” (nombre coloquial con el que se conoce la frontera terrestre entre España y Portugal) y visites nuestro país vecino, Portugal.

Las Hurdes, uno de los lugares más bellos de la Península, territorio idílico bañado por agua y resguardado por montañas, donde la serenidad y la naturaleza propician todo tipo de actividades, te permite por su cercanía, que hagas una escapada a tierras portuguesas.

En tan solo una hora, entrarás en Monfortinho, con sus famosas termas existentes desde la época de la civilización romana.

Prácticamente al lado, te encuentras con Penha García; merece la pena que te des una vuelta por él y subas a lo alto del pueblo para visitar las ruinas del castillo. Las vistas desde aquí, son espectaculares.

Vistas hacia el sur desde el Castillo

Vistas hacia el sur desde el Castillo

No te pierdas la visita a Monsantos, declarado como la aldea más portuguesa de Portugal; es difícil encontrar la palabra que defina tanta belleza y originalidad. Pasear por sus calles, es hacer un auténtico viaje por la historia. Las casas parecen aplastadas por grandes rocas, pero todo lo contrario, forman parte de ellas.

Disfruta en cada uno de estos pueblos de las muchas virtudes del País, como de la amabilidad de su gente, sus paisajes, y como no, de su gastronomía. ¡Qué bien se come en Portugal!

Bacalao, plato estrella de la gastronomía portugesa

Bacalao, plato estrella de la gastronomía portuguesa

Extremadura y Portugal, tierras ambas de conquistadores, (quien no recuerda a Francisco Pizarro o a Fernando de Magallanes), siempre tan separadas por la frontera, tanto física como administrativa, que aun habiendo tenido diferencias en el pasado, siempre han estado conectadas por la historia.

Unidas por el contrabando de subsistencia, sobre todo recordamos el del café portugués “El Camelo” (Camello). Lo mismo daba comprarlo en bolsa que en aquellos cilíndricos paquetes de cartón. Típico era el olor y el sonido del molinillo triturando los granos; antes de que llegara el eléctrico, se molía con el manual dándole a la manivela, ¿os acordáis de él?

Caminando hacia Portugal, descubrió Fray luís de León Las Hurdes, y se enamoró tan perdidamente de ellas, que construyó el convento de Nuestra Señora de Los Ángeles, lugar de descanso del profeta San Pedro de Alcántara en sus muchos viajes entre Extremadura y Portugal.

En 1391, cuando se produjo en España en estallido antijudío, juderías españolas como las de Barcelona y Valencia, desaparecen para siempre. En otras se produjeron matanzas de judíos y conversiones violentas al cristianismo. En Extremadura, ocurrió todo lo contrario, hubo una gran afluencia de judíos por ser considerada una zona tranquila y cercana a la frontera con Portugal para huir en caso de peligro.

En la raya el contrabando era algo habitual, los pastores en su morral siempre llevaban un paquete de cafe

En la raya el contrabando era algo habitual, los pastores en su morral siempre llevaban un paquete de café, para pasarlo o dejarlo escondido en el hueco de una encina, a la espera que el compinche español lo recogiera.

En definitiva, Extremadura y Portugal, siempre han caminado de la mano.Actualmente, ya no existen barreras, estamos en una misma tierra. Gran fortuna, porque dos enclaves tan privilegiados y tan bellos como el portugués y el hurdano, no deben estar separados. Estando así, tan a mano uno del otro, podrán brindar al mundo lo mejor de cada uno.

Hoy, la palabra frontera, no significa rigurosos controles de paso entre dos países vecinos, por el contrario, son puntos de interconexiones culturales, cargados de una magia muy particular, por ello:

Casa Rural en Cáceres, te anima a que en tu viaje a Las Hurdes, “cruces la frontera”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos posts

Reserva desde 15,90€

Buscar

Categorías

Follow Ramajal Rural on WordPress.com

Suscríbete a Nuestro Blog